La democracia de Leonel Fernández se detiene ante la puerta del Consorcio Minero Dominicano


leonel3
Del año 2004 hasta lo que va de 2009 -sin incluir la VI Cumbre de Petrocaribe de este fin de semana- el presidente Leonel Fernández ha participado en alrededor de 25 cumbres, seminarios, asambleas, encuentros, foros, reuniones, congresos y conferencias, nacionales e internacionales, de acuerdo con el inventario de discursos que recoge la página en internet de la Presidencia.

Entre los temas de debates de esos cónclaves donde el presidente ha participado y ofrecido discursos están el falso llamado a la Unidad Nacional, el tema del cambio climático y protección del medioambiente, así como la democracia. Ésta última, la principal tarjeta de presentación de los gobiernos encabezados por el primer mandatario.

En su discurso pronunciado en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) el pasado 20 de febrero ante las mesas de trabajo que entregaron los resultados de la Cumbre de las Fuerzas Vivas, se resume en estas frases: “Nosotros siempre hemos aspirado a un sistema democrático de una integración y participación de todos los sectores sociales en la definición de la vida nacional”.

Lo que le ha faltado al presidente Fernández ha sido especificar las demarcaciones de “su democracia”, así como los requisitos para ser parte de ésta. También ha omitido en su marco teórico, al que nos tiene acostumbrados, la definición –suya, particular- de conceptos como “sectores sociales” y “vida nacional”.

A juzgar por lo que ha acontecido en los últimos meses –a raíz del permiso otorgado por la Presidencia (recordemos que Jaime David Fernández Mirabal solo recibe órdenes) a la construcción de una fábrica de cemento de Manuel Estrella, los debates democráticos están reservados para dos fines concretos: 1) Entretener a las “fuerzas vivas” con onanismos mentales sobre los principales males que padecen por siglos y que el presidente no ha sabido identificar ni solucionar en tres períodos gubernamentales, nueve años para ser exactos; y 2) lograr acuerdos inter-partidarios, más bien inter-particulares.

Desde que se anunció el permiso que dio el Presidente a Manuel Estrella para instalar Consorcio Minero Dominicano en la zona de amortiguamiento de la reserva nacional de Los Haitises se han realizado alrededor de cuatro marchas, dos protestas y la entrega de documentos ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) y el Banco Mundial, entre otras actividades pacíficas.

La sordera Presidencial y Medioambiental ha tensado los ánimos de los diferentes sectores que se han levantado en contra de la cementera, que además de académicos y ecologistas, entre ellos se encuentran jóvenes, estudiantes universitarios, campesinos y residentes de Gonzalo y Monteplata, la iglesia evangélica, la iglesia católica (no la de Agripino), artistas, comunicadores, sociólogos, arquitectos…

Los Haitises
Personalidades –ni a favor ni en contra- han sugerido suspender los trabajos en Los Haitises para abrir un paréntesis de diálogo en el que se considere un tercer estudio con instituciones extranjeras para tener una visión más alejada de emociones y de intereses.

Contrario a “escuchar” o ceder un centímetro en el campo, el presidente Fernández mantiene su postura cual ventrílocuo a través de su muñeco Jaime David, y ni se inmuta. En lugar de propiciar un diálogo, una mesa de conversación, un encuentro, un foro, ha decidido imponer su decisión a la fuerza: Ya el gobernador de Monte Plata, David Contreras, ha amenazado a los jóvenes que desde el 24 de mayo mantienen el campamento de protesta en Gonzalo retirarse “antes de que la sangre llegue al río”. Mientras, el contingente de policías y militares con rangos le ha dicho a la gente del pueblo “si hay que pasarles por encima les pasamos”. Algo insólito en un gobierno que encabeza el presidente Leonel Fernández, paladín de la democracia y del progreso.

Con esta actitud, el gobierno no hace otra cosa que robustecer la ira del pueblo. Cualquier situación lamentable que pueda producirse por la intransigencia presidencial en Los Haitises, el doctor Leonel Fernández Reyna será el principal responsable.

Gavilan en Peligro de Extinción (Buteo ridgwayi( - Los Haitises - Foto Pedro Genaro
Los Haitises – “plataforma ecológica, que constituye la más importante reserva acuífera de la isla, con más de un millón de metros cúbicos de agua, y la segunda plataforma cárstica del mundo, con uns extensión de unos 1,800 kilómetros cuadrados, lo que le ha merecedido ser incluida en la lista mundial de Sitios Alianza Cero Extinción (AZE)”*- ya no es un asunto de Medio Ambiente, es una cuestión de Estado.

Calcalí o Coquí de los Haitises (Eleutherodactylus flavescens) - Los Haitises - Foto Pedro Genaro
*Especificaciones incluidas en el documento que entregaron al Banco Mundial representantes de Asamblea Nacional Ambiental, Espeleogrupo de Santo Domingo, Sociedad Ecológica del Cibao, Sociedad Ecológica de Valverde, Grupo Jaragua, AlianzAmbiente, Consorcio Ambiental Dominicano, Comisión Ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Equipo Ambiental de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, Toy Jarto, Colectivo La Revuelta, Juventud Caribe y Colectivo Cultural La Multitud, entre otras organizaciones.
Por: Yulendys Jorge
Fuente: http://memoriadesvelada.wordpress.com
Estudio 08 – Todos los derechos reservados.-

Anuncios

0 Responses to “La democracia de Leonel Fernández se detiene ante la puerta del Consorcio Minero Dominicano”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: