Cuentos Sociales – “Prueba de Confianza”


Prueba de Confianza1Cuando tenía alrededor de 12 años recuerdo lúcidamente los matinées de los domingos que eran como recibir regalos en tiempo de “Reyes” ya que se disfrutaba a plenitud de la película infantil, pero sobre todo de esos “hot dogs” y refrescos rojos Country Club que vendían en el desaparecido Cine Colón en mi natal, La Romana.
José María Castillo, un gran amigo, vecino, hermano y mi mentor cinematográfico, fue mi inspiración en tomarle amor al cine. El, en su condición de adulto, se le depositaba la responsabilidad para llevarnos (junto a un CONANI de muchachos!) al mencionado cine.

Ya con trece años le pido a mi mamá que convenza a mi padre de que me de permiso para ir solo al cine. Cuando se es menor no se entiende por qué hay tantas trabas para lo que uno piensa es un simple permiso. Mami, tras un lapso, convence a mi papá de que me deje ir y con voz recta y sin titubeos me dice:

-“A qué hora es que inicia el cine y por qué ese afán de ir hoy jueves y no el próximo domingo?”.

-“Hay dos tandas: una a las 5:30 PM y otra a las 7:30 PM. Papi lo que pasa es que los jueves son los estrenos y yo quiero ver la película el día que llega”.

-“Bueno. Le dije a tu mamá que era responsable, pero usted si va a ir es a las 5:30 y tiene que ‘tá aquí a mas tardar a las 8 en punto!”, sentenció.

Me fui a bañar con una sonrisa de oreja a oreja mucho más amplia que un ganador de la Súper Lotto!. La cinta en cuestión era “Indiana Jones y el Templo Maldito” con Harrison Ford y como me fascinaba la aventura, la gozadera era por partida doble ya que era mi primera vez en el cine sin supervisión. El Colón quedaba bien cerca de mi casa y me fui caminando. Llegué, compré mi hot dog, refresco y snickers y me senté a ver mi película.

5:30PM: comienza una bendita hilera de mas de 9 trailers y encima de eso, pasan par de anuncios de cigarrillos Montecarlo, aceite Crisol y hasta Malta Morena!. Por fin cerca de las 5:45 inicia la película. Me interno totalmente en mi mundo cinematográfico y en un abrir y cerrar de ojos veo mi reloj ‘Orient’ marcando 10 minutos para las 8 de la noche!!!.

Salgo cual si fuere tatarabuelo del mismo Flash!. Recuerdo ver el antiguo Mercado Municipal pasar por mi lado a mil por hora. Cruzo la calle mirando a ambos lados en una abierta intención de acortar distancia y cuando llego a la esquina de mi casa, doblo con una precisión que carro alguno de Fórmula 1 me ganaba.

Al llegar, entro y mi papá estaba sentado en la galeria leyendo un almanaque mundial y me dice asombrado:

-“Pero ven acá muchacho y de dónde tu viene to’ sudao’ y corriendo como loco?”.

Apenas con voz y hablando con mucho esfuerzo le respondo:

-“Uté (respiro hondo)…uté me dijo (otro respiro)…que tenía que tá aquí a las 8 en punto…”

-“Si, pero no era para tanto. Yo ya sé que uté e’ un hombre reponsable y ademá pasó la prueba de confianza”, me dijo sumamente normal y siguió leyendo.

Al día siguiente no gasté el dinero de la merienda escolar con la intención de sanear mi frustración al no poder ver el final de mi película y solicitar el permiso nueva vez.

Hablo con mi papá y medio escéptico me preguntó que por qué tenía que volver al cine de nuevo. Le expliqué lo del día anterior y accedió a darme el permiso con la condición de llegar a las 8:30 PM a más tardar.

Llegué a tiempo para la tanda de las 5:30 PM, pero estaba llena la sala y me dijeron que la estaban dando en el cine Papagayo. Eso significaba subir a pie cerca de 10 manzanas!. Me lleno de valor y arranco para mi Papagayo y cuando llegué estaba comenzada, pero esa parte ya la había visto el día previo.

Como si fuera una experiencia tipo déja vú, veo mi reloj faltando 15 para las 8 de la noche y me recuesto tranquilo en mi butaca. Se termina la cinta a las 8:22. Salgo, y al pararme frente al cine me digo mentalmente

-“…Pero ven acá e’ en el Papagayo que ‘toy!..”

Llegué a casa pasada las 8:30 PM . No volví al cine solo sino hasta los 17 años…
Por: Marcos Sánchez
Marcos Sánchez

Estudio 08 – Todos los derechos reservados.-

Anuncios

3 Responses to “Cuentos Sociales – “Prueba de Confianza””


  1. 1 Jeffeny Gutierrez noviembre 9, 2009 en 1:40 am

    muy entretenido. Me gustó el relato.
    ME GUTA ESA BAINA. jijijiji

  2. 2 Fatima octubre 31, 2009 en 3:48 pm

    Muy bueno, me reí un montón!!

  3. 3 Belinda octubre 31, 2009 en 2:13 pm

    Miré atras y me saltaron las lágrimas! que malo eres!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: